Método 3, detectives de no ficción

febrero 21 | En Nacional, Portada | Por | Con Sin comentarios

A raíz de las informaciones referentes a la trama de espionaje político en Cataluña cabe preguntarse qué conocemos sobre los detectives privados reales, aquellos que no aparecen en novelas y demás relatos de ficción. ¿Qué régimen regula la actividad de las agencias de detectives y dentro de qué límites pueden actuar? Los detectives privados son, según consideración del Tribunal Supremo, “testigos privilegiados en un proceso judicial”, que pueden funcionar como medio de prueba dotados de exclusividad.

La actividad de los detectives privados está regida por el Reglamento de Seguridad Privada, aprobada por Real Decreto en 1994. Esta misma norma regula otros perfiles profesionales del sector como los vigilantes de seguridad, los escoltas privados o los guardias particulares del campo. Establece que los detectives privados pueden trabajar, por encargo de personas físicas o jurídicas, en la obtención de información y pruebas sobre conductas o hechos privados, en la investigación de delitos perseguibles sólo a instancia de parte (cuando el procedimiento se inicia por solicitud del interesado, no de la Administración), y en la vigilancia en ferias, hoteles, exposiciones o ámbitos análogos.

El mito del detective privado en la ficción

El mito del detective privado en la ficción

La ley requiere de una certificación profesional para poder ejercer como detective, en este caso la Licencia Oficial de Detective Privado, emitida por el Ministerio de Interior, y acreditada mediante los estudios programados para tal efecto, que comprenderán 1800 horas lectivas desarrolladas en, al menos, tres cursos lectivos (una antigua diplomatura). Esos estudios están regulados por Resolución del Ministerio de Justicia y de Interior de 1996, y han de ser impartidos en los Institutos de Criminología u otros centros certificados por el Ministerio de Educación. La realización de la actividad propia de un detective privado por alguien no dotado de licencia constituye una infracción muy grave, a la que corresponde una multa de, como mínimo, 30.000 euros.

Los principales límites a la actividad de los detectives privados se refieren, por un lado, a la incapacidad para investigar delitos perseguibles de oficio -es decir, aquellos que han de ser investigados por la Administración-, teniendo además la obligación de poner en conocimiento de las autoridades cualquier información relativa a este tipo de delitos si se tiene constancia de ello. En segundo lugar, los detectives no pueden usar en su investigación medios que atenten contra el derecho al honor, a la intimidad personal o familiar o a la propia imagen o al secreto de las comunicaciones. Además, las agencias de detectives y sus trabajadores están obligados a no revelar información referente a las investigaciones realizadas, salvo a las personas con las que mantienen la relación contractual y a las autoridades policiales y judiciales competentes.

En cuanto a la validez de las pruebas conseguidas mediante el trabajo de un detective privado o la admisión de su testimonio en un proceso judicial, son las sucesivas sentencias de los tribunales las que van conformando una tipología de circunstancias que hacen variar la consideración del trabajo de los detectives privados en un juicio. Por lo general, estos profesionales se dedican a las investigaciones en los ámbitos laboral, familiar, empresarial o en investigaciones técnicas. Algunos de los trabajos más demandados son las investigaciones sobre trabajadores bajo sospecha de estar defraudando a la empresa a la que están vinculados, sobre la situación económica y financiera de personas o empresas, investigaciones en el área familiar referentes a la custodia de menores o informes sobre posibles actividades ilícitas en contratos de arrendamiento.

Método 3 es la empresa de detectives privados que está en el epicentro de la presunta trama de espionaje político en Cataluña, conocida a inicios de esta semana. Según se han hecho eco los grandes medios de comunicación, Método 3 es una de las agencias de detectives con más renombre del país, cuyas actuaciones, en varios casos, han ido acompañadas de gran polémica. Acumula en su expediente la intervención en multitud de investigaciones relacionadas con instituciones y personalidades de la política y del sector empresarial español. Los cuatro miembros detenidos en la operación policial, trabajadores de la empresa, han quedado en libertad con cargos por presunto delito de revelación de secretos.

Share

Pin It

Contenidos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Have you Subscribed via RSS yet? Don't miss a post!

« »

Política

Síguenos en Facebook

Scroll to top