Secuestro para evitar el abismo

marzo 3 | En Dinero, Internacional, Portada | Por | Con Sin comentarios

En enero de este año el Gobierno de Estados Unidos decidió aplazar dos meses una partida de recortes, acordada previamente con la oposición, para evitar lo que se llamó el abismo fiscal. Las medidas que se tomaron entonces fueron únicamente la subida de impuestos a las rentas más altas  y  la reducción de salarios de los trabajadores públicos. Pasado el tiempo de prórroga y fruto de la falta de consenso en el Congreso entre el partido en el poder y la oposición, (que es necesario debido a que el Partido Demócrata carece de mayoría en el Congreso), los recortes que se estimaban en 1,2 billones de dólares y se han quedado en 85.000 millones, han entrado en vigor automáticamente el pasado sábado 1 de marzo pese a que se aprobaron, por parte del Gobierno, como medida de presión para forzar el acuerdo. Ahora el gobierno tiene hasta el 27 de marzo de este año para conseguir renegociar el acuerdo con el Partido Republicano, fecha en la que está previsto que caduque la solvencia de la Administración.

Este procedimiento en el que se acuerda una fecha de inicio de los recortes en caso de que no se llegue a un acuerdo previamente es denominado secuestro presupuestario. Apareció por primera vez en 1985, durante la década de los noventa se utilizó para controlar los gastos discrecionales hasta el año 2002. Luego fue restablecida en 2010 y nuevamente implementada un año después para motivar al comité del Congreso a llegar a un acuerdo presupuestario bipartidista.

El debate existente entre republicanos y demócratas es básicamente el de subida de impuestos frente a recortes sociales. Los republicanos se negaban a una nueva modificación fiscal mientras que los demócratas no aceptaban que se metiera mano  a Sanidad ni a las prestaciones sociales para desempleados. Los republicanos han cedido con que la mayoría del ajuste se realice en el Departamento de Defensa, y al gobierno demócrata le tocará hacer un ajuste en política social en contra de su programa.

De acuerdo con el informe de la Oficina de Administración y Presupuesto estadounidense, el Departamento de Defensa sufrirá un recorte de 55.000 millones de dólares, lo que supone más de la mitad del total de la partida. Esto  se logrará eliminando algunos de los beneficios de los que disponen los miembros del ejército, como pólizas de seguro o planes de pensiones, y evitando tocar sus salarios que sí podrían tener que trabajar un día más a la semana. Se congelarán también las contrataciones del personal civil, que en la actualidad emplea a entre 1.500 y 2000 personas a la semana y se dejará de contar con los servicios de una 46.000 personas. Además se reducirá el entrenamiento de las unidades del Ejército de Tierra y se recortará un tercio de las operaciones navales en el Pacífico. Ya se han visto también afectadas otras misiones militares, como la flota de un portaaviones hacia el Golfo Pérsico, que se  ha impedido por temor a no poder financiar el total de la misión.

Las bases militares estadounidenses, como la de Rota, se verán afectadas por los recortes

Las bases militares estadounidenses, como la de Rota, se verán afectadas por los recortes

La Sanidad sufrirá un recorte de 11.000 millones de dólares en el programa Medicare, que cubre los gastos médicos de personas de la tercera edad aunque el programa Medicaid, que hace lo mismo con personas con bajos ingresos no se verá afectado. Se recortarán 1.600 millones de dólares para investigación en el Instituto Nacional de Salud y más de 300 millones del Centro de Prevención y Control de Enfermedades. También habrá más de 350 millones de dólares de recortes en los centros de control y prevención de enfermedades, lo que significa que se harán 25.000 pruebas menos para detectar el cáncer de mama y útero a las personas de ingresos bajos y 424.000 test menos del VIH.

En Educación, la reducción de la ayuda a los colegios resultará en un ajuste del salario de unos 10.000 profesores y 7.200 especialistas que tratan a niños con discapacidad. Además 14.000 profesores de guarderías perderán su trabajo lo que afectará a unos 70.000 niños menores de cinco años y el sistema público de becas para estudiantes perderá 725 millones de dólares. También se recortarán 750 millones en fondos destinados a la asistencia educativa a escuelas en barrios de clase media baja y baja.

También sufrirán un recorte importante los aeropuertos, donde se congelará la contratación de personal, se despedirá a un alto porcentaje de la plantilla y se reducirá la jornada laboral de los trabajadores, por los que los primeros síntomas visibles de este secuestro serán previsiblemente las esperas en los aeropuertos, que se estiman en al menos 4 horas más en entre un 30 y un 50% de los vuelos. También habrá recortes en programas de limpieza y de infraestructuras, entre los que se verá afectada la construcción del muro fronterizo entre EEUU y México.

El presidente ha declarado que las consecuencias empezarán a verse más claramente a partir de abril, que este recorte supondrá la reducción del 0.5% del crecimiento del PIB y la pérdida de unos 750.000 empleos, que se suman a una tasa de paro total ya cercana al 8% de la población.

Share

Pin It

Contenidos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Have you Subscribed via RSS yet? Don't miss a post!

« »

Política

Síguenos en Facebook

Scroll to top