Alfred Nobel y Dios

octubre 9 | En Ciencia, Contexto | Por | Con Sin comentarios

Después de que en julio del pasado año los científicos del laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) anunciaron que habían descubierto una nueva partícula que, seguramente, sería el tan buscado bosón de Higgs, estaba claro que éste sería el premio nobel de física 2013. El premio lo han recibido François Englert y Peter Higgs quienes predijeron de manera independiente en 1964, que el espacio está lleno de algo denominado campo de Higgs (similar al campo eléctrico), con el que las partículas masivas interactuarían adquiriendo su masa, y que este campo se manifestaría en una partícula, el bosón (al igual que el campo eléctrico lo hace en el electrón). Englert trabajó conjuntamente con Robert Brou, fallecido en 2011, quien no ha podido ser galardonado póstumamente puesto que la normativa lo impide. Investigadores como Gerald Guralnik o Tom Kibble, que han contribuido de forma notable al descubrimiento, se han quedado fuera, en parte por la norma existente de no conceder el mismo premio a más de tres personas por disciplina y año.

Se ha tardado medio siglo en dar la razón a Higgs y compañía. El 4 de julio del pasado 2012, se publicó el descubrimiento de lo que podría ser, y que se ha confirmado con el paso del tiempo, el bosón de Higgs, también conocido como la partícula de Dios. El bosón en cuestión es la clave para explicar cómo otras partículas adquieren la masa que tienen. Según esta teoría, el campo de Higgs es lo primero que existió después del Big Bang. Este campo, que permea todo el espacio,que es residuo directo y a la vez causante de esta explosión cósmica, dota de masa a las partículas, a través de oponer más o menos resistencia cuando estas lo atraviesan. La cantidad de resistencia que ofrece el campo determinaría la masa de cada partícula. En la revista científica Materia lo explican audiovisualmente de un modo muy clarificador:

El campo de Higgs, tal como lo entiende esta teoría, es el causante del universo tal y como lo conocemos. Es, por tanto, uno de los premios Nobel con menos expectación de este año.

Alfred Nobel fue el inventor de la dinamita. Amasó una fortuna gracias a la industria minera y las guerras. Antes de su muerte, quiso lavar su conciencia por haberse enriquecido de un modo tan vil y dejó como última voluntad en su testamento, firmado en 1895, la institución de los premios en su honor. Estos se otorgan anualmente a personas responsables de investigaciones, descubrimientos o actos en beneficio de la humanidad o que constituyan una contribución notable a la sociedad en el año inmediatamente anterior.

Share

Pin It

Contenidos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Have you Subscribed via RSS yet? Don't miss a post!

« »

Política

Síguenos en Facebook

Scroll to top