Quizá te interese »

De lo que no es secreto en el CNI

octubre 29 | En Contexto | Por | Con 2 Comentarios

Como las modas, como el péndulo, como subidos en un columpio, una inercia temática nos ha traído de regreso el gran asunto de los servicios de inteligencia y, cómo no, del espionaje. Tras semanas con las portadas repletas de supuestas actividades de la agencia de inteligencia estadounidense (NSA) hemos reparado en la poca atención que antes, y aún ahora, hemos prestado en España a nuestro propio servicio de inteligencia. ¿Para qué sirve? ¿Cuánto cuesta? ¿A quién obedece? ¿Desde cuándo opera? Como sus actividades son secretas pero no así su normativa, hemos decidido darle un repaso a unos de los grandes olvidados, el Centro Nacional de Inteligencia.

CNI web

Existe en nuestro país desde 2002 y es heredero del CESID (Centro Superior de Información de la Defensa), que aún mantenía un esquema fundamentalmente militar y no contaba con una regulación unitaria ni con normativas con rango de ley. A diferencia de su antecesor, el CNI se configuró como un organismo público con autonomía funcional, personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar. Nació como organismo adscrito al Ministerio de Defensa, hasta que el cambio de gobierno de 2011 promovió su nueva adscripción: el Ministerio de Presidencia.

La web institucional del CNI introduce su presentación con la siguiente reflexión: La historia de los servicios secretos es tan antigua como la propia Historia. Y su esencia, tan cercana como la propia vida. La necesidad de tener información para vencer al enemigo, para superar al rival, se viene advirtiendo desde el principio de los tiempos y ya fue reflejada, por ejemplo, en los textos del inmemorial Sun Tzu (“Conoce al enemigo y conócete a ti mismo, lograrás cien victorias en cien batallas”), así como en tantos otros.

En términos menos épicos, la función del CNI se define en el artículo primero de la Ley 11/2002 como el “organismo público responsable de facilitar al Presidente del Gobierno y al Gobierno de la Nación las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan prevenir y evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones”.

Pte. CNISecretario de Estado Director es el rango dado a quien dirige el CNI, nombrado por Real Decreto. En la actualidad y desde 2009 es Félix Sanz-Roldán, aunque por su larga trayectoria y avanzada edad (ingresó en la carrera militar en 1962), algunas voces ya vislumbraron una transición sin revuelos que podría llevar por vez primera a una mujer a ocupar este cargo: Beatriz Méndez de Vigo, número dos del CNI, parece ser la favorita de su antecesor y de la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, como nueva titular del organismo.

La estructura normativa del CNI prevé un control político, parlamentario, judicial y económico del órgano, a diferencia de lo que ocurría con el CESID.

  • El Gobierno fija anualmente los objetivos del CNI, y lo hace a propuesta de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia.

  • La supervisión parlamentaria se realiza a través de la Comisión encargada de los gastos reservados. Sus integrantes, que habrán de ponderar anualmente la adecuación de las actividades del CNI a los objetivos marcados, son también los que conocen de los secretos nacionales.

  • Se establece que un magistrado del Tribunal Supremo será competente para proveer al CNI de las autorizaciones necesarias en casos referentes a la inviolabilidad del domicilio y al secreto de las comunicaciones. Para obtener el permiso judicial el CNI habrá de presentar con detalle los hechos en los que se apoya su solicitud. La Ley Orgánica 2/2002, del 6 de mayo, es la encargada de regular el control judicial previo del CNI.

  • El control económico del CNI se realiza en dos partes: como todo órgano integrado en la Administración Pública ve reflejado en los Presupuestos Generales su dotación económica; no obstante, el CNI cuenta con la vía de los gastos reservados, que la normativa entiende como partida destinada a preservar identidades, acontecimientos, lugares o fechas relacionados con actividades o fuentes del Centro. El órgano justifica, de igual modo, un control sobre esta parte del presupuesto: “no quiere decir que no haya controles sino que existe un sistema especial de justificación y control que excluye -eso sí- la publicidad”. De lo publicado en los Presupuestos Generales, sabemos que la dotación económica recogida para el CNI en 2013 es de algo de más de 228 millones de euros. (El desglose de este presupuesto puede consultarse aquí).

El órgano que conecta al CNI con el resto de servicios de información del Estado y con el propio Gobierno es la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia, y quizá sea relevante saber que está presidida por el Vicepresidente del Gobierno -en este caso Soraya Sáenz de Santamaría- e integrada por los Ministros de Asuntos Exteriores y Cooperación, de Defensa, del Interior, de Economía y Competitividad, por el Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, por el Secretario de Estado de Seguridad y por el Secretario de Estado Director del CNI, que actuará como secretario de la Comisión Delegada.

Sede CNI¿Sabemos algo más sobre las funciones del CNI? Algunas especificaciones -si bien de carácter general- en el artículo 4 de la ley reguladora establecen que el órgano de inteligencia tiene como objetivos: velar por que los intereses económicos, políticos, industriales y estratégicos de España no se vean amenazados interior o exteriormente; la defensa de los derechos constitucionales y del ciudadano ante posibles ataques a la soberanía o la estabilidad institucional del país; la cooperación con los servicios de inteligencia de otros países o con Organismos Internacionales; velar por el cumplimiento de la normativa en lo referente a la información clasificada o garantizar la seguridad de las tecnologías de la información para asegurar las encriptaciones y cifrados.

Si seguimos leyendo, el artículo 5 nos advierte de que esta pieza tiene, por fuerza, que acabar aquí: Todo lo relacionado con las actividades del Centro Nacional de Inteligencia, su organización y estructura interna, medios y procedimientos, personal, instalaciones, bases de datos, fuentes de información, así como cualquier información o dato que pueda revelar detalles sobre lo anteriormente mencionado, constituyen información clasificada con el grado de SECRETO, de acuerdo con lo dispuesto en la legislación reguladora de los secretos oficiales y en los Acuerdos internacionales (Art. 5.1. Ley 11/2002).

No obstante, si el escándalo sobre el espionaje de la NSA ya sirvió para acercarnos a este ámbito, se puede conocer más acerca del CNI leyendo aquí sobre su historia y acontecimientos relacionados.

Share

Pin It

Contenidos relacionados

2 comentarios en De lo que no es secreto en el CNI

  1. [...] cuestionado el procedimiento “secreto” de la contratación en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI); ha detectado irregularidades en Canal Sur Radio, La Agencia del Agua y la Empresa Pública del [...]

Responder a El Tribunal de Cuentas | GÁLIBO Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Have you Subscribed via RSS yet? Don't miss a post!

« »

Política

Síguenos en Facebook

Scroll to top