Quizá te interese »

El futuro de Escocia

febrero 3 | En Contexto, Internacional | Por | Con Sin comentarios

Escocia vuelve a ser noticia. Tras el anuncio de su referéndum independentista en 2012, estos días es portada de los medios gracias a las opiniones que ha suscitado su voluntad de entrar en la Unión Europea como país independiente. Aunque la Comisión Europea evita pronunciarse sobre “asuntos hipotéticos”, algunas voces expertas afirman que el ingreso de Escocia independiente se haría por la vía rápida. Los nacionalistas escoceses parecen optimistas y han mostrado su interés por formar parte de la Unión en su Libro Blanco, documento en el que describen el futuro de Escocia tras vencer el .

En España, sin embargo, la respuesta ha sido negativa. Las posibles analogías con Cataluña asustan al gobierno español que, si bien comenzó con un Mariano Rajoy oponiéndose diametralmente, ha optado recientemente por relajar posturas, mantenerse neutral y no negar ni confirmar un posible veto a la entrada en la UE. La relación de Escocia con el Reino Unido, al que pertenece, tiene de cualquier modo, muchas peculiaridades que veremos más adelante.

Este referéndum, previsto para el 18 de septiembre de 2014, es el tercero al que se somete la población escocesa desde que, en 1707, firmaran el Acta de Unión que les unía administrativamente a Inglaterra, y que conformaría la primera Gran Bretaña. El primero, celebrado en 1979 buscaba el restablecimiento en Escocia de la Asamblea Legislativa, que había desaparecido con el Acta. Este referéndum no consiguió suficiente representación popular por lo que no salió adelante. El segundo, llevado a cabo en 1997, consiguió que se “devolviera” el Parlamento al pueblo de Escocia.

Libro blanco de Escocia

Libro blanco de Escocia

Este Parlamento tiene actualmente, todas las competencias referentes a su propio territorio, incluidas las competencias en algunas materias fiscales, de las que nunca han hecho uso. Sigue en vigor el acuerdo de 1707 por el que el Parlamento Británico ostenta el poder sobre algunas materias tales como Seguridad Social, impuestos, ejército, medios de comunicación y Relaciones Internacionales, además de otras materias reservadas. Asimismo, el Parlamento Británico tiene la capacidad de abolir o reformar el gobierno escocés si lo considerara necesario, por lo que, Escocia, pese a contar con un Parlamento no tiene un verdadero gobierno soberano. En la Cámara de los Comunes del Parlamento británico, hay 59 representantes escoceses elegidos en función de sus propios distritos electorales.

La figura del Jefe de estado en ambos países recae en la misma persona: la reina Isabel II de Inglaterra, I de Escocia. Esta unión monárquica se estableció un siglo antes del Acta de Unión y los nacionalistas no pretenden deshacer este lazo. Lo que sí ha declarado el primer ministro escocés, el nacionalista Alex Salmond, es que si Escocia consiguiera la independencia, los futuros reyes habrían de ser coronados y nombrados Jefes de Estado en las dos naciones independientes.

El referéndum tendrá carácter consultivo, no vinculante. Pero Reino Unido carece de constitución escrita, así que no hay ningún impedimento legal a la independencia de Escocia. De hecho existe un reconocimiento generalizado de que, si el pueblo de cualquiera de las naciones que componen la Unión (Escocia, Inglaterra, Irlanda del Norte y Gales) quisiera separarse de las demás, podría hacerlo  aunque no hay ninguna ley que especifique el modo.

La independencia podría traer perjuicios económicos para Escocia. Un sector fuerte de la industria escocesa son los astilleros en los que se construyen barcos británicos, y cuya continuidad peligra en caso de separación. También se pone en duda la capacidad autárquica de Escocia en cuanto a la energía. Y no menos importante, volviendo al tema principal, la todavía incierta entrada de Escocia en la Unión Europea, y las condiciones de entrada en caso positivo.

Según el Libro blanco que nombrábamos al principio, la Escocia independiente mantendría la libra británica como moneda, a la reina Isabel II y seguiría siendo miembro de la Unión Europea, aunque tendría sus propias fuerzas de defensa y recaudaría sus impuestos. Esto ha supuesto un fuerte reproche por parte de la oposición escocesa, no nacionalista.

Existen otras peculiaridades en el sistema de gobierno escocés. El Derecho escocés incluye un tercer veredicto: culpable, inocente y no probado. Es el único en el mundo que contempla este tercer caso. Tiene además el único ejército privado oficial de Europa, Atholl Highlanders, puesto que sus principales fuerzas armadas pertenecen al gobierno de Reino Unido.

Share

Pin It

Contenidos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Have you Subscribed via RSS yet? Don't miss a post!

« »

Política

Síguenos en Facebook

Scroll to top